La maternidad hizo conmigo estragos. Me cansé de ser gordita y de no tener energía para cuidar a mis bebés...

Todo empezó a mis 37 años de edad, mi estado físico era el de una desconocida que huía de los espejos. A todo eso se sumaban cada vez más alergias y dolencias causadas por mi pésima alimentación. Varios medicamentos me acompañaban diariamente y según los médicos debía usarlos de por vida, pues según ellos eran enfermedades crónicas difíciles de solucionar. Enfermedades que sorprendentemente luego descubrí que eran creadas por mi misma. Mi sedentarismo, mi alimentación repleta de azúcares y mis habituales alimentos procesados eran los encargados de conseguir mi mala salud y mi físico cada vez menos atractivo.

Entré en la rueda de "el no puedo", "soy asmática, soy mamá, soy mayor ya, no tengo tiempo" y mil excusas más que te autoimpones para no hacer ningún sacrificio. A pesar de haber estudiado durante años naturopatía, homeopatía, fitoterapia y muchísimos temas relacionados con la vida sana y natural no me veía capaz de utilizar mis propios conocimientos conmigo misma. El estrés de la rutina diaria de una mujer trabajadora con dos pequeños me absorbía de tal manera que me hacía vivir y comer sin pensar apenas en lo que estaba haciendo con mi cuerpo.

Pero llegó ese día, ese momento en el que decidí que no podía más y que debía hacer algo con mi vida. Sólo soñando estar sana y atractiva no lo iba a conseguir jamás. Me dediqué a investigar las vidas de supermodelos y atletas Fitness, a descubrir  que tipo de alimentación seguían y que hábitos diarios realizaban.

Empecé a asistir 4 veces por semana al gimnasio que anteriormente  únicamente utilizaba de parking y comencé a eliminar alimentos nocivos de mi dieta.

Mis primeros ejercicios cardiovasculares fueron extremedamente agotadores y me dejaban exhausta.
Pero cada día mi fatiga iba menguando y mi ansiedad por aquellos alimentos dulces y grasientos iban a menos.

Seguidamente me dediqué a complementar mis estudios de terapeuta con el coaching deportivo y la dietética aplicada al deportista, necesitaba toda la información necesaria para que mi plan saliera perfecto

Conjuntamente decidí seguir todos los consejos de mi Preparador Físico que me diseñó un plan de dieta y entrenamiento. Sólo transcurrieron 15 meses y de repente estaba ya compitiendo con chicas muy jóvenes en Bikini Fitness!

Y no sólo eso, mi plan tuvo tal éxito que empecé a entrar en todas las semifinales de campeonatos internacionales. Estar rodeada de los mejores físicos fitness en un Olympia o en un campeonato de Europa era totalmente un sueño que jamás hubiera imaginado conseguir apenas un año antes.

Que es lo que hizo que consiguiera mi cambio?

Todo estaba en mi contra, pero sólo había algo a mi favor, mi actitud y perseverancia.
Mi actitud hizo que paso a paso, día tras día, me acercara más al objetivo, a mi meta.
Hoy en día me dedico con enorme felicidad no sólo a competir, actualmente mi mayor motivación es poder ayudar a otras chicas de cualquier edad y circunstancias a conseguir sus metas y a cambiar sus vidas.
Ver la felicidad de esas personas es mi mayor aliciente y si tu eres una de ellas no dudes en contar con mi ayuda.
Gracias por visitar mi página y porqué no? ¡Hoy puede comenzar tu historia.!

e-max.it: your social media marketing partner