Jugar para ganar

La vida es un juego de rol, y la finalidad de todo juego es jugar, disfrutar del proceso, no tan sólo ganar. Cualquier regla puede ser todo un aliciente para competir por ganar, pero el mero hecho de ganar no es una meta en sí misma. La verdadera aspiración debe ser jugar con tus propias reglas, y esas sólo las puedes definir tú consiguiendo experimentar el vivir realmente sin dejarte llevar por las fuerzas del azar.

Jugando se gana siempre, y no un trofeo, se gana el verdadero objetivo de la vida que es ser feliz. Ser feliz aprendiendo, mejorando y creciendo cómo persona, en el deporte o en cualquier otro campo de la vida.

Si realmente te introduces en el juego de la vida disfrutando de él, verás que todas las posibilidades que están dentro de ti se abren fácilmente y todo como un puzzle encaja perfectamente. No intentes controlar el puzzle con emociones negativas, como pueden ser el miedo al fracaso, o el temor a fallar.

El ser perfeccionista es un proceso que no se puede controlar si no dejas despegar antes a tu verdadero talento para aquello que te propongas.

Fallarás, te equivocarás las veces que haga falta, pero siempre jugando. Cuando te des cuenta descubrirás que tu juego es casi perfecto, porque los errores que has cometido con fluidez y sin excesivo control te han llegado a convertir en perfeccionista sin ni siquiera proponértelo. Curiosamente no porque tú te obcecaste en un principio, sino porque tú lo has llegado hacer perfecto jugando.

Cambia el rol y tus metas de forma voluntaria. Crea uno nuevo y virtual para jugar con ventaja en el juego de la vida. Hablo de crear un avatar que sea la suma de todos aquellos arquetipos ideales para conseguir lo que sueñas.

Todas las personas podemos elegir a nivel consciente el mejor papel en el rol de la vida, pero el sólo hecho de pensar en el tipo de persona que te gustaría ser o visualizar el éxito no te convertirá en esa persona. Eso ya lo hace casi todo el mundo y no consigue ningún resultado. Adopta la vida que deriva de las características de tu meta como un actor que va a protagonizar en un escenario un personaje.

No deseamos ser actores de nuestra vida, sino seres auténticos, pero si realizas una buena actuación adoptarás características personales diferentes, por lo tanto la vida te responderá con una reacción consecuente a tus actos y totalmente distinta a las respuestas que has conseguido hasta ahora.

Debes crear la mejor versión posible de ti mismo y proyectar tu nuevo conjunto de cualidades a tu alrededor para que influyan sobre tu realidad y la cambien. No tienes por qué resignarte a ser una versión limitada de ti mismo, puedes ser tu propio prototipo ideal, tu mejor yo posible imaginando desde ahora mismo que ya lo eres.

Jugar a ser lo que quieres ser no te garantizará un éxito inmediato, pero introducir ese patrón en tu vida hará que te transformes en el futuro en esa persona ganadora y con éxito en lo que se proponga. Recuerda, siempre jugando y disfrutando sin pensar en el resultado final, esa es la clave.

CarolinaCayuela

Fitness Coach 

e-max.it: your social media marketing partner

Etiquetas: competición,, jugar,, biikini,, coaching,